El pasado día 24 de Octubre fue un triste día, falleció nuestro querido amigo, profesor y presidente fundador de la Asociación Española de Psicoterapia Dinámica y de los Sistemas Humanos, el Dr. Don Pedro Guilló Fernández.

El Dr. Guilló fue Médico, especialista en Psiquiatría y Psicoterapeuta Psicoanalítico y Sistémico, con una gran formación en los campos señalados, que comenzó en 1968 en la Asociación Española de Psicoterapia Analítica, miembro de la Federación Internacional de Sociedades Psicoanalíticas, en 1972 forma parte del Instituto Psicoanalítico de Madrid, llegando a ser miembro Didacta y Director Técnico del mismo.

En 1977, toma contacto con la Escuela de Psicoanálisis Humanista de Erich Fromm, lo que le lleva a formar el Grupo de Psicoanálisis Humanista que toma interés por los problemas individuo – grupo social, y entra en conexión con Asociaciones Europeas practicantes de la Terapia Familiar Sistémica.

En 1987 forma parte de la European Therapy Family Net Work, que años más tarde constituirá la Federación Europea de Terapia Familiar, de la que será miembro fundador como Presidente de la Asociación Española de Psicoterapia Dinámica y de los Sistemas Humanos. Participando en sus Congresos en Sorrento y Atenas.

Completa su formación sistémica en el Family Center of Berkshire (Massachuset), con el Dr. Sluzki y posteriormente con el Dr. Mauricio Andolfi y la Dra. Olga Silverstein.

Miembro fundador a través de nuestra Asociación de la FEAP y miembro de la EAP, fue profesor en la UCM, y actuó como Didacta Psicoanalítico y Sistémico. Ponente en numerosos Congresos y Simposium, Autor de diversos artículos en distintos medios de comunicación, y miembro del Ateneo de Madrid. Su curriculum y actividad profesional son tan numerosos que es muy difícil hacer una breve reseña de ellos.

Pero lo que fundamentalmente quiero destacar es su enorme humanidad que trascendía su enorme formación y profesionalidad, su generosidad, amabilidad y comprensión de la persona que lo hacía ser entrañable para todos aquellos que tuvimos la suerte de conocerlo y compartir con él realidades, sueños y esperanzas.

Su pasión durante toda su vida fue el Escorial del que realizó un estudio profundo en todas sus vertientes, esperamos que su paso por nuestra existencia sea equivalente a la firmeza, estabilidad y belleza de su amado monumento.